domingo, 8 de abril de 2012

Redes Educativas Rurales mejorarán aprendizaje escolar en comunidades nativas y campesinas


Son poblaciones mayoritariamente pobres y olvidadas que buscan una mayor y mejor atención de los servicios educativos.

Las comunidades campesinas y nativas tienen hoy por hoy una mayor presencia en el área rural, gracias a estrategias nuevas aplicadas por el Ministerio de Educación dentro de su programa Redes Educativas Rurales, cuyo objetivo principal es mejorar la calidad, el acceso y la cobertura en los distintos niveles y modalidades de estudio.

Como modelo de gestión descentralizado y participativo, las Redes Educativas Rurales, han encontrado, en las comunidades campesinas y nativas, el terreno propicio para fortalecerse y convertirse en organizaciones sólidas que promuevan el desarrollo educativo. 

Entre los principios en los que basa su labor figuran la capacidad de involucrarse en el desarrollo del medio rural; trabajar en forma conjunta con todos los actores sociales como expresión de unidad, cooperación y solidaridad mutua, así como dialogar directamente con los actores sociales, con el propósito de crear un clima de confianza, armonía y entendimiento mutuo.

Como se sabe, las comunidades campesinas, nativas y rurales son mayoritariamente pobres y usualmente concentran a la mayor parte de la población que pertenece a grupos étnicos, lingüísticos o culturales discriminados, que buscan una mayor y mejor atención de los servicios educativos.

El grito de auxilio se refleja en la mayoría de niños y niñas de cuarto grado de Primaria de las escuelas de Educación Intercultural Bilingüe, que se ubican por debajo del Nivel 1 de aprendizajes (68%), mientras que sólo el 10,5% logró los aprendizajes esperados, según los resultados de la Evaluación Censal de Estudiantes (ECE 2011).

El rezago en la educación de estos pueblos está caracterizado por los niveles de ingreso tardío (asociado a la distancia hogar-escuela), la extra-edad (vinculado a la repetición), menores niveles de conclusión de los estudios en Primaria y magros desempeños académicos.

El olvido en la educación de estos pueblos, demuestra que nunca se ha tenido en cuenta que la educación rural es un elemento clave en el incremento de la productividad agrícola, la reducción del hambre, malnutrición y de la pobreza en el país y en América Latina.

Según estadísticas de la FAO, en América Latina, la población analfabeta y desnutrida vive en las zonas rurales, donde la escolaridad promedio alcanza apenas 1,9 años, frente a los 6,5 años de las áreas urbanas.
OFICINA DE PRENSA Y COMUNICACIONES
08 Abr. 12
Publicar un comentario