viernes, 25 de mayo de 2012

Bambú será usado contra erosiones ribereñas y para mitigar efectos de huaycos


La Florida para web









El Gobierno Regional de Lambayeque, catorce municipios de esta Región y también de Cajamarca, organismos públicos y privados vinculados a la prevención de desastres y a la producción forestal, y universidades acordaron ayer fomentar  el uso intensivo del bambú para evitar la erosión de riberas de ríos y evitar huaycos,  dos formas de desastres naturales que afectan no sólo a la población andina, sino también a la costa norte del país durante el período anual de lluvias; y también su uso con fines industriales y económicos.
El acuerdo fue suscrito en la localidad de La Florida, capital del distrito del mismo nombre de la provincia de San Miguel, Cajamarca. Hasta allí llegó una comitiva de más de cincuenta autoridades y técnicos, encabezada por el representante de la presidencia regional de Lambayeque, Miguel Verona Velásquez y el presidente ejecutivo de Sierra Exportadora, Alfonso Velásquez Tuesta. Ellos comprobaron sobre el terreno el uso del bambú en la defensa anti erosiva de aproximadamente 30 Km de riberas del Río Zaña, tanto en la zona baja de Cayaltí como en la media alta entre Oyotún y La Florida.
El viaje y el acuerdo fueron impulsados por Sierra Exportadora y el Centro de Investigación y Capacitación Agraria (CICAP).
Sierra Exportadora trabaja en promover el aprovechamiento forestal de la especie, poco utilizada en el país, a través de una plataforma inter institucional. En Lambayeque lo hará de la mano con la Mesa de Agroforestería.
Bambú contra erosión de riberas y protección de huaycos
El presidente de Sierra Exportadora, Alfonso Velásquez Tuesta, lanzó una propuesta para que los organismos de prevención de desastres y de defensa civil del Gobierno Nacional y los demás gobiernos regionales y municipalidades que periódicamente soportan pérdidas de suelos agrícolas y cosechas por la erosión de riberas y por los huaycos, se sumen al uso del bambú para contrarrestar esos eventos destructivos.  Resaltó la capacidad de esta planta para resistir el embate de aguas torrentosas se debe a sus raíces, que crecen en forma vertical y horizontal, formando una vigorosa maraña que fortalece y consolida el suelo y subsuelo.
Velásquez Tuesta dijo también que este es un nuevo uso del bambú que se debe generalizar, así como su utilización en la construcción de viviendas de bajo costo, actividad que Sierra Exportadora promueve para aprovechar en forma sostenible de este recurso forestal.  
El bambú se desarrolla actualmente de modo silvestre en numerosas regiones y pisos ecológicos del país, pero especialmente en el distrito de La Florida, considerada la zona más importante de producción de esta especie en el Perú.
Centro de acopio del bambú
El presidente de Sierra Exportadora anunció también que su institución y los aliados por el bambú construirán en La Florida un Centro de Acopio para convertirse en eje de un negocio provechoso en la zona,  a pedido de los alcaldes distritales de Lambayeque.  También se instalarán centros de producción de plantones para su distribución en todo el país y se promoverá la asociatividad  de los productores, empezando por el distrito de Pátapo.
El delegado del gobierno regional, Miguel Verona, comprometió el apoyo de esta entidad, tras sorprenderse ante la vastedad del cultivo del bambú en La Florida.

La representante de la Red Internacional del Bambú y el Ratán en Perú, arquitecta Lorena Nolte Palacios, expresó su total acuerdo con los nuevos usos que Sierra Exportadora está difundiendo sobre el bambú.
La especialista  Leonor Rocha,  del  CICAP, informó que su institución ha trabajado en el Valle del Zaña desde hace 15 años en la implantación del bambú como protección ribereña, en su  manejo agronómico mediante un vivero que opera en la localidad del Limoncito, así como en desarrollar algunas aplicaciones industriales para la construcción de viviendas baratas.
En el viaje, además de los nombrados participaron  diferentes funcionarios del Gobierno Regional; el jefe de INDECI, funcionarios del Organismo Supervisor de Recursos Forestales (OSINFOR), de AgroRural, SENCICO, de la Municipalidad Provincial de Chiclayo, de la Asociación Regional de Exportadores – AREX Lambayeque, de la Mancomunidad Nor Andina, Mancomunidad Mochica, representada por los alcaldes de Ciudad Eten, de Santa Rosa y de Pimentel; representantes de las municipalidades distritales de Cayaltí, Pátapo, Jayanca, Mochumí, Mórrope, Motupe,  Illimo, Salas, San José, Túcume, de la Florida, de la Universidad Señor de Sipán y de la Universidad Santo Toribio de Mogrovejo, entre otros.
La cuenca del Río Zaña tiene 108 kilómetros de longitud desde su nacimiento en los Andes occidentales hasta el mar. Es vulnerable, sobre todo la parte baja, a inundaciones por desbordes que ocasiona el exceso de lluvias. La parte alta es afectada por la acción erosiva del agua y por aludes que afectan periódicamente a la población estimada en unas 100 mil personas. En la zona prospera la especie nativa guadua angustifolia cuyas raíces forman una maraña que protege el suelo y el subsuelo. Actualmente hay unas 800 hectáreas de bambú cultivado en la zona, pero hay especio suficiente para desarrollar 4 mil hectáreas.
Lambayeque, 21 de mayo de 2012
Publicar un comentario