miércoles, 15 de febrero de 2012

Piscinas y playas sucias pueden contener microbios que afectan el sistema nervioso central

Así como problemas oculares y cutáneos
FOTO: Internet

Los niños y adultos que en esta temporada de verano concurren masivamente a piscinas y playas que no tienen una limpieza adecuada corren el riesgo de contraer enfermedades que afectan directamente el sistema nervioso central, así como problemas oculares y cutáneos, debido a agentes infecciosos conocidos como amebas.

Estos microbios pueden ingresar por las vías nasales y los ojos, causando abruptamente fiebre alta y malestar general, dolor de cabeza, nauseas, vómitos, confusión, rigidez del cuello, fotofobia o rechazo a la luz, presión intracraneal y déficit focal neurológico.

La bióloga del Instituto Nacional de Salud (INS), María Beltrán Fabián, afirmó que al observar los primeros síntomas se debe acudir de inmediato a un establecimiento de salud, ya que de lo contrario la situación puede tornarse crítica.

Agregó que las amebas se encuentran también en la tierra o arena, aire, agua dulce y salada así como en la vegetación; por ello es importante que la población evite las piscinas o playas no saludables, prestando atención a las alertas semanales que publica la Dirección General de Salud Ambiental (Digesa) en su portal electrónico. 

Beltrán Fabián indicó que un lugar que no cumple con los mínimos requisitos de salubridad es más proclive a tener amebas.

Medidas preventivas
  • Evitar las piscinas con materia orgánica y mayor afluencia de público.
  • Evitar hacer deportes acuáticos en aguas termales, lagos o piscinas contaminadas y con aglomeración de gente.
  • Evitar el contacto con los animales e ingerir alimentos en las piscinas o playas.
  • Durante el baño no debe usar los lentes de contacto
  • Si presenta dolor de cabeza, fotofobia, rigidez de la nuca después de haberse bañado en la playa o piscina, acuda sin demora al establecimiento de salud más cercano.
MINISTERIO DE SALUD
Publicar un comentario